viernes, 28 de junio de 2013

Más castillos

Ya sabeis , queridos amigos, mi debilidad por esas magnificas fortalezas, que durante toda la edad media, y debido a las luchas intestinas entre señores feudales cristianos, entre reyes árabes entre si y también entre los reyes cristianos y los príncipes árabes de Cordoba, Badajoz y Sevilla, fueron jalonando el paisaje de esta nuestra piel de toro.
La zona de Calatrava, de Toledo y de Jaén se llenaron de castillos de distinta planta y ubicaciones estratégicas, tanto  militares, como de ayuda a la repoblación.
Estas enormes construcciones, con piedras de un tamaño tan enorme que te hacen pensar en el transporte de las mismas, con unas ubicaciones en cerros pelados o en nichos rocosos  de difícil acceso, con el enorme esfuerzo humano y económico de su construcción;  nos revelan la importancia que tenían para unos y otros contendientes estas construcciones defensivas en la bélica sociedad medieval.
 Siglos después pienso: ¿Como hemos dejado que este magnífico patrimonio cultural de toda una época de nuestra historia haya llegado a tal estado de deterioro? ¿Cuantos castillos, como el de Daimiel, han desaparecido por completo para construir casas con sus piedras sillares?
Cada castillo está situado en zonas desde  donde es fácil divisar al enemigo mucho antes de que lleguen y así poder avisar a los habitantes del lugar para ofrecerles su protección. También podían divisar en la lejanía otros castillos con los que se podían comunicar por medio de hogueras y espejos, conformando líneas defensivas en las fronteras.
Los castillos que aquí os muestro pertenecen a la serie "Castillos de frontera" protegidos por el Guadiana.

Entre muros (Acuarela)
Este primer castillo, situado a orillas del Guadiana Alto, donde hoy en día hay situado un pantano que recoge las aguas sobrantes de las Lagunas de Ruidera antes de que se sumerjan en lo que llamamos Acuífero 23, es el  Castillo de Peñarroya.  Tiene una ermita intramuros a la que acuden en gran romería los habitantes de los pueblos cercanos, Ruidera y Argamasilla principalmente. Tiene todo un lateral protegido por el Guadiana y, delante de su puerta principal más vulnerable, tenía una primera muralla pequeña (hoy en día destrída) con un foso, como primera línea defensiva ante una planicie y luego una segunda muralla mas alta.  

Castillo de peñarroya( Acuarela)

Otro castillo que también estaba protegido por las aguas del Guadiana es el castillo -que está en proceso de restauración muy avanzado- que protegía la ciudad mora de Calatrava; es el conocido como el Castillo de Calatrava la Vieja.
En realidad no es sólo un castillo sino toda una ciudad que está en lo alto de una meseta y que éste está rodeada en su gran mayoría por por las aguas de la ribera del recién nacido Guadiana. Este "misterioso" río se desplaza lentamente formando tablazos de gran anchura y no mucha  profundidad, lo que dificultaba el acceso a pie y en barco a la ciudad, protegiendo el castillo la parte de acceso por tierra a esta especie de península.  A a la vez  el río proporcionaba recursos suficientes: agua  - con la que poder beber y para llenar el foso defensivo mediante un ingenioso mecanismo de noria y torres deposito- y  alimentos con la pesca de carpas y caza de anátidas.
 Parece ser que en tiempos fue la única población importante  entre Toledo y Jaén en una zona denominada "Tierra de nadie ". Esta tierra de nadie era arrasada frecuentemente por incursiones castellana y por razzias árabes.Los árabes la abandonaron  debido, según se cree, al paludismo y al perder su poder estratégico tras la batalla de las Navas de Tolosa.
Murallas del oeste de la vieja ciudad de Calatrava.



1 comentario:

José Antonio Sánchez dijo...

Estupenda seria Juan, muy buena recopilación de castillos, ¡cuanta historia entre sus paredes !
Además con ese estilo tan tuyo.
¡¡ Genial !!
Un Abrazo.