miércoles, 12 de julio de 2017

Las humildes margaritas

Las humildes margaritas 

Esta acuarela me costó más trabajo que las anteriores debido a su complejidad y a la dificultad de conseguir blancos límpios y variados que las hagan atractivas. Después encontré este poema-cuento de Marisa Alonso Santamaría que le venía al pelo por su belleza y sensibilidad y quise unir poesía con imagen. 

Plantó una semilla
un niño entre piedras,
cerca de una rosa
elegante y bella.

Nació muy deprisa
una margarita,
con pétalos grandes
y una gran sonrisa

Miraba la rosa
a la nueva flor,
cuanto más crecía
mayor su dolor.

Se fue marchitando
de celos la rosa,
se arrugó enseguida
y murió envidiosa.




Más flores

Continúo con  la serie de flores ya que me he animado. Comienzo con un "Homenaje a la poetisa Carolina Coronado: La rosa blanca 



¿Cuál de las hijas del verano ardiente,
cándida rosa, iguala a tu hermosura,
la suavísima tez y la frescura
que brotan de tu faz resplandeciente?

La sonrosada luz de alba naciente
no muestra al desplegarse más dulzura,
ni el ala de los cisnes la blancura
que el peregrino cerco de tu frente.

Así, gloria del huerto, en el pomposo
ramo descuellas desde verde asiento;
cuando llevado sobre el manso viento

a tu argentino cáliz oloroso
roba su aroma insecto licencioso,
y el puro esmalte empaña con su aliento.




Aunque también podríamos homenajear a José Martí por esta otra poesia.  


Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.



Girasoles en Talavera.


Entre esta exuberante vegetación destacan los girasoles de este florero de cerámica de Talavera que alegran este rincón del jardín.