lunes, 15 de agosto de 2016

ATLANTIDA

Este es el quinto intento que he realizado para representar la mítica ciudad de la Atlantida. La ciudad que la leyenda describe es una magnífica ciudad llena de grandes edificios lujosos propios de una ciudad con una economía próspera. Con la ventaja de estar situada en la ruta comercial de dos continentes que limitan el Océano Atlántico. El cataclismo que se supone que la hundíó en las profundidades marinas, hundió la ciudad y el continente  Atlantis al completo, lo  mismo que  ocurrió con otros continentes míticos como el de Lemuria en el Pacífico.
Yo he intentado imaginar una pequeña zona de la ciudad, que emerge de las profundidades marinas conformando como un arrecife soldado al relieve montañoso del centro del Atlántico.
Bueno, me ha costado mi trabajo pero, en la mili nos decían eso de: No hay quinto malo.

martes, 9 de agosto de 2016

Entre la fantasía y la abstracción: GÉNESIS DE UN PAISAJE

Y del cielo cayeron largas lenguas de plasma gelatinoso que se fue asentando y conformó una masa estratificada. Esta masa se solidificó lentamente creando un sugerente paisaje entre la abstracción y la fantasía.
Trabajando con la "banda" o "cinta" como elemento compositivo, siendo verano del 2016, con 41º a la sombra usando mi botijo con agua fresca para mí y un cubo de agua limpia para esta acuarela, fueron surgiendo las primeras formas onduladas, formas que fueron llamandose unas a otras hasta conformar esta composición de lenguas que caen. Al caer, igual que los espaguetis, se apelmazan y conforman una zona pesada y estratificada semejante a un suelo. Pero lo importante es que se crean formas y fondos que son sugerentes, que hacen que nuestra imaginación, nuestra mente, continúe creando y elaborando la GÉNESIS DE UN PAISAJE.

viernes, 3 de junio de 2016

AMANTES DE LA A CUARELA

Estoy intentando formar un grupo de personas que les guste pintar a la acuarela. Un grupo abierto con gente iniciada en acuarela y gente novata, con gente joven(más de 18 años) y gente mayor. Se trata de disfrutar pintando conjuntamente, de compartir experiencias, de hablar de acuarelas y acuarelista, de composiciones, de animar a los que empiezan, de debatir sobre materiales y técnicas. Se reuniría semanalmente para pintar en exteriores o en interiores (Ya veremos donde) y, como es una técnica muy dada a pintar al aire libre, se harían salidas al campo, a otras localidades o a las plazas y calles de nuestra localidad. También mantendríamos relaciones con otros grupos de acuarelistas para asistir a sus eventos y viceversa. Y todas las actividades que seamos capaces de imaginar con respecto a lo que es nuestra pasión: Las acuarelas. Si se forman grupos corales; si se forman grupos de teatro; si se forman equipos de balónmano. ¿Por qué no vamos a poder formar un grupo de acuarelistas? EL DÍA 10 DE JUNIO A LAS 19:30 EN EL AULA DE PINTURA DE LA CASA DE CULTURA nos reuniremos para conformar un grupo de AMANTES DE LA ACUARELA.

domingo, 17 de enero de 2016

Los molinos del Guadiana

Los molinos que se fueron instalando en los primeros kilómetros de la cabecera del Guadiana, han sabido aprovechar al máximo la energía existente en unas aguas que se deslizan lentamente en la enorme llanura manchega.  El escaso desnivel existente hace que sea todo un arte conseguir  que los ocho molinos de esta cabecera funcionaran al mismo tiempo sin perjudicarse unos a otros.
Las aguas de los ríos se han aprovechado, al igual que el viento, para moler los cereales de comarcas eminentemente cerealistas; por eso se fueron construyendo estos molinos desde la Edad Media en adelante ya que no se conocían otras fuentes motrices conocidas capaz de mover las pesadas muelas de piedra.
Estós molinos no eran meramente una industria donde se acarreaba el cereal, se molía y se volvía a casa con los sacos llenos de  de harina. Los molinos eran además un lugar de reunión y de comunicación de los vecinos de Daimiel, Malagón, Villarrubia, Torralba o Carrión y  allí, se discutían de métodos de cultivo, del tiempo, de los precios del mercado y de los chismes de recorrían los pueblos. Eran ademas centros de ocio y de negocios. ¿Cuantos trueques y cuantas apuestas de naipes se habrán fraguado en sus instalaciones? ¿Cuantas narraciones, leyendas y canciones habrán resonado entre sus muros?
En todas estas actividades no industriales participaban, además de la familia del molinero, las múltiples familias de los poblados de pescadores o de las cañaás que  habían instaladas permanentemente  el los alrededores de los molino. Por esto podemos decir que los molinos eran además de un centro industrial, un autentico centro de trasmisión de la cultura popular.

Los molinos instalados podían ser aceñas, molinos de rodezno y de regolfo,

Aceña interior_Ilustración de Juangallego




Esquema de molino de rodezno_Ilustración de Juangallego

Típico molino del Guadiana con cuatro rodeznos_Ilustración de Juangallego

Molino de regolfo de tres pozos_Ilustración de Juangallego


Podemos decir que los pozos de regolfo fueron las primeras turbinas hidráulicas que aprovechaban la rotación del agua al salir del pozo para mover las aspas y por tanto la rueda

Esquema de funcionamiento de un pozo de regolfo_Ilustración de Juangallego










sábado, 16 de enero de 2016

ILUSTRACIONES PARA EL INSTITUTO GEOLÓGICO Y MINERO DE ESPAÑA 2

En esta entrada os voy a mostrar las ilustraciones que he realizado para el libro Las Tablas y los Ojos del Guadiana, agua, paisaje y gente.


La primera corresponde a un mapa del nacimiento del Guadiana en los Ojos del Guadiana hasta que el río sale el término municipal de Daimiel por la antigua ciudad árabe de Calatrava.
En él se están incluidas todas las familias que vivían de forma estable en las riveras del rio así como los molinos. Están nombradas por los apodos por los que eran conocidos. Como todo el mapa es muy alargado, sólo he extraído tres tramos del río.








La casi todos estos poblados familiares, de hasta 20 o 25 miembros cada uno, después del desastre ecológico que supuso el encauzado artificial del río, fueron abandonados por sus pobladores y, con el tiempo, se transformaron  en ruinas, incluidos los ocho molinos que usaban esas aguar como fuerza motriz.
Sólo uno de estos molinos, el de Molemocho, ha sido restaurado como museo.





El encauzamiento del Guadiana, allá por la década de los 60 del siglo pasado, supuso un destrozo medioambiental y económico enorme en la zona. En las dos siguientes ilustraciones intento explicarlo.
La ilustración no cabe en este espacio con todos sus detalles, por lo que pongo una vista general y otras de más detalles.

 Las Tablas de Daimiel antes del desastre


Las tablas de Daimiel después del desastre


Zoom para ver detalles:








Este tipo de ilustraciones, aunque no sean tan artísticas,  nos permiten comprender de un vistazo el tema del que se habla y si son buenas vienen a aseverar la frase de que "una imagen vale más que mil palabras. 





viernes, 15 de enero de 2016

ILUSTRACIONES PARA EL INSTITUTO GEOLÓGICO Y MINERO DE ESPAÑA

En esta entrada quiero poner en valor los trabajos que he realizado para NATURALETRA , y que han ilustrado obras de divulgación científica que estudiando  los ámbitos arqueológicos, geofisicos, sociológicos e hidrogeológicos ha editado el Instituto Geológico Minero de España del Ministerio de Economia y Competitividad.
 Los libros que hemos  ilustrado hasta la presente entrada son: Las Tablas y los Ojos del Guadiana- Agua, paisaje y gente, y el recientemente presentado bajo el extenso nombre de: Arqueología, hidrogenia y medio ambiente en la Edad de Bronce de la Mancha-Cultura de Las Motillas.
Siendo como es el Instituto Geológico y Minero de España,  un Organismo Público de Investigación el encargo consistía en la  recreación de paisajes y ambientes, mapas explicativos, recreación de sucesos históricos o de eventos y rituales.
Es un trabajo en el que hay que poner riendas a la fantasía para que no se desmadre, pero en el que se precisa tener imaginación para que las imágenes manen con fluidez en la cabeza y, posteriormente, desbastarlas, limarlas y pulirlas con la ayuda de los autores (científicos e investigadores) para lograr una imagen sin anacronismos y lo mas cercana posible a la realidad.
Se trata de imaginar escenas componer la imagen, documentarse muy bien y dejar que aflore poco a poco en el papel de acuarela.
Estas son las portadas de los libros:

                            

El primero se trata de un libro divulgativo sobre las Tablas de Daimiel, sobre su estructura hidrogeologica y medioambiental, de las gentes que las han poblado, de sus actividades económicas y de los distintos impactos ambientales que el hombre ha provocado  a través de la historia.
El segundo, intimamente ligado al primero,  trata de la importancia que las  aguas subterráneas han tenido en los habitantes manchegos de la Edad del Bronce, que sobrevivieron a una época especialmente árida gracias a su adaptación a ese ambiente sin aguas superficiales y sin herramientas validas  para excavar grandes profundidades. Las Motillas dispersas en los cauces de los afluentes, entonces secos, del Guadiana y en zonas cercanas al afloramiento de los acuíferos 22 y 23 fueron  los primeros pozos que se explotaron en Europa.

ILUSTRACIONES PARA EL LIBRO DE "LAS TABLAS"





En esta ilustración se representa a un poblado de cangrejeros, pescadores y masegueros de los muchos que habían en la rivera del Guadiana o en los alrededores de Las Tablas en los años 1960.
La gente vivía muy dignamente de la pesca, del cangrejo, de la caza y del cultivo de pequeñas huertecillas. También había toda  una industria de productos vegetales que el río proporcionaba: 
Cestos de mimbre, cubiertas para bombonas de vino y tapas para las tinajas, capachos y espuertas para vendimiar, carrizo como material aislante en los tejados manchegos, persianas de carrizo (zarzos), etc.





En los días de verano y hasta que comenzaba a apretar el frìo, muchos daimieleños que tenían pequeños huertecillos cerca del Guadiana denominados "Cañaas", se trasladaban con su familia a unas construcciones provisionales de carrizo que allí se construían;  son las llamadas chozas de Pescadores.  Allí vivían del cultivo intensivo de su Cañaa, de la pesca y del cangrejo.  Las Cañaas al tener el agua muy somera producían gran cantidad de hortalizas, cañas de escobas y panizo  además de los higos, albaricoques, manzanas, melocotones, uvas y almendras. Algunos además cortaban masiega como combustible que vendían a las caleras (hornos para cal) en Daimiel o los hornos para yeso en Villarrubia. También se dedicaban a la fabricación de "Zarzos" "Baleos"" Esteras" Pleitas" para arreos de los burros y "Serijos" para sentarse  Las chozas generalmente tenían que repararlas o rehacerlas todos los años.

Estas reproducciones son simples recuerdos de mi niñez




sábado, 6 de julio de 2013

Castillo de Escalona


Vuelvo a retomar el tema de los castillos. Estos que vemos a continuación están recien salidos del horno  de mis pinceles y pertenecen a fotos realizadas por mí en  correrías realizadas el año pasado, por estas fechas, en los  castillos de la provincia de Toledo.
 Comenzaremos con el magnifico castillo de Escalona, en la villa del mismo nombre, conocida por ser ahí donde Lázaro de Tormes se libró de su amo ciego por medio de una columna de piedra de su plaza. En uno de sus lados, el río Alberche le sirve de foso. Fue inicialmente una fortaleza romana, que posteriormente la ocuparon los moros.
En el siglo XI, el castillo fue tomado por el rey de Castila Alfonso VI, poco antes de la caída de Toledo. Durante dicho reinado y los reinados siguientes, la zona de Escalona y su castillo soportaron los ataques de los musulmanes.
En el año 1281, la fortaleza pasó al poder del hijo de Fernando III "El Santo" Don Juan Manuel.
 En este castillo nació el poeta, escritor y literato infante Don Juan Manuel de Castilla , hijo del infante Don Manuel de Castilla y nieto de Fernando III “El santo” de Castilla.
Álvaro de Luna, privado del rey Juan II de Castilla lo engrandeció y construyó el palacio, convirtiéndolo en el centro de sus posesiones. En él se realizaron grandes fiestas en honor del rey, que quedaron plasmadas en las crónicas de la época.
Enrique IV (hijo de Juan II de Castilla y de María de Aragón), a la muerte de Álvaro de Luna, entregó la propiedad al caballero Juan Pacheco, con lo que tuvo la propiedad de éste castillo y el de Montalbán.
Durante el siglo XV, la localidad fue uno de los principales escenarios de los enfrentamientos internos en el reino castellano, el último de tales enfrentamientos permitió a Isabel de Castilla (hermana de Enrique IV e hija de Juan II) acceder el trono castellano con el nombre de Isabel I.

El palacio-fortaleza fue destruido por varios incendios, alguno ya en época de Álvaro de Luna. Hoy día está en ruinas aunque ha sido restaurado en parte. Es de propiedad privada de un italiano, tengo entendido.

El otro castillo que incluyo en este artículo de blog es el castillo fortaleza de Montalban.



Está en Toledo. Es el castillo más grande e impresionante de los que he visto. Tuvo que ser la fortaleza más importante de la zona.
Para poder acceder a él tuvimos que meternos en una finca privada de los Duques de Osuna y andar a pie unos tres kilómetros o más -está permitido el acceso al castillo determinados días- y por fin lo ves. Todo un lateral da a un cañón en cuyo fondo se vislumbra el río Torcón , sólo ver el cañón ya valió la pena el calor que pasamos mi hijo Javier y yo, había en el mismo nidos de buitres negros y está declarado de interés ambiental.
El castillo está muy hecho polvo, pero está asentado en plenas rocas y es raro, altísimo y con unas torres defensivas ciclópeas. No durará muchos siglos más, pues está muy deteriorado. Para mí de todos los castillos que he visto este es el que más me ha impresionado.

HISTORIA:
Este castillo es una de las fortalezas más antiguas situadas en la  izquierda del río Tajo, erigido durante la Reconquista como punto de defensa de dicho margen del río, reformando y ampliando en gran medida el castillo árabe que allí existía, y que tal vez fuera abandonado tras la reconquista de Toledo.
En el año 1209 se cita la villa de Montalbán como cedida al caballero Alfonso Téllez, pero el edificio debió ser construido por los Templarios, cedido por Alfonso VII pocos años después, haciendo de él y de sus dehesas circundantes la más importante encomienda de su Orden en Castilla.
En el año 1308 volvió a manos de la Corona, siendo donado por Alfonso XI al caballero Alfonso Fernández Coronel. Tras una disputa con Pedro I el Cruel, el edificio fue reformado y se le añadieron nuevas defensas. Tras la ejecución de Fernández Coronel, el castillo fue cedido a Doña Beatriz, hija ilegítima de Pedro I.
Juan II quedó sitiado en el castillo por las tropas del infante don Enrique, que más tarde sería rey, en diciembre del año 1420. Tras un sitio de dos meses, las tropas del infante don Enrique levantaron el sitio y se marcharon; esto fue en parte gracias al apoyo prestado por la comunidad de Villa Real, que mandó al castillo unos 1500 hombres armados de su milicia en ayuda del rey. Como premio por el valioso servicio, el rey Juan II concedió a Villa Real el título de Ciudad Muy Noble y Muy Leal; desde entonces, Villa Real cambió su nombre a Ciudad Real.
Tiempo después, el Estado de Montalbán pasó a don Álvaro de Luna y, cuando éste murió, a su viuda, que lo habitó en algunas ocasiones.
Bajo el reinado de Enrique IV el castillo fue adquirido por su valido, Juan Pacheco, y desde él viene transmitiéndose a sus sucesores (hoy los duques de Osuna).